Archivos Mensuales: diciembre 2011

Mis cuadros de serrín colorado

Estándar
      En 2010, en el valle de las rosas, me inicié en la técnica de serrín para crear cuadros de colores vivos. La abundancia de esta materia entre los carpinteros ha fomentado el desarrollo de este tipo de técnica pictórica.
Después de experimentar con varias técnicas y tipos de tablas, me decidí finalmente hacia la representación de figuras y paisajes principalmente inspirados en el arte africano con esta técnica, que no es común en todo el mundo.
Con este  blog , espero poder compartir este arte y quizás inspirar a futuras vocaciones.
Técnica:
El serrín de colores permite realizar diferentes estilos de pintura, pero su técnica es muy diferente a la de la pintura. No  se trata de pintar sobre el serrín, sino más bien de utilizar el serrin ya colorado con los colores de una paleta para hacer figuras sobre el lienzo, que se sustituye por una tabla de  madera contrachapada.
La preparación y ejecución de un cuadro  requieren mucho  tiempo y atención al detalle. Cada detalle del dibujo debe ser un corte de la película de papel que, después de haber sido eliminado, revela la superficie de madera sobre el que se pasa una capa de adhesivo en el que el serrín del color elegido sera depositado.

Los santos en el Islam

Estándar


  Viajando por Marruecos, es  imposible  no  fijarse  en  esos  puntos blancos diseminados  en  el campo, unos  pequiños edificios rematados por una cúpula, anónimos desde el punto de vista arquitectónico, pero muy ricos desde el  punto de vista espiritual. Son las tumbas de los “marabut” o  “murabit”, en arabe se llaman ‘awliya’ ‘plural  de ‘el wali’, es decir protectores, amigos, patronos; este  término se convierte en ” Igurramen”  (termino que sirve tambien para referirse al propio edificio) en  las regiones donde se habla Tamazight , y, en el magreb, cuando  se alude a una mujer que merece esa cosideracion ,”lalla”, es decir, de los hombres sabios y pios que han enseñado a  la comunidad y de quienes la comunidad quiere conservar un recuerdo,” garantizándose” así su protección. En las ciudades, éstos  adoptan  con frecuencia la forma de edificios mucho mas complejos y ricamente decorados, paradas indespensables para  los turistas que quieren  acecracrse a algunos  de los aspectos mas caracteristicos de la sociedad  marroquí.

Las  fiestas   que  se celebran a  lo  largo y  ancho  de Marruecos y  que, en  las  ciudades principales, dan  lugar a  grandes reuniones  populares llamadas  “Mussem” donde la dimesión religiosa se mezcla con la lúdica, pues se  reza y se baila, se lee el Coran y se cuentan historias fantásticas. Algunos de  estos “mussem” se han  convertido en citas casi obligadas  para quién desea encontrar el espíritu marroquí más auténtico. Como el de  Moulay Idris,  en Mequinez, sin duda el más importante del pais, o el de Moulay Abdellah, cerca de  el- Jadida