Archivo de la etiqueta: albergues

Tamazight y el Año Nuevo amazigh

Estándar

En la actualidad, todavía hay confusión a la hora de designar las lenguas que hablan algunos pueblos del norte de África y del África subasahariana, así como también la de otros pueblos de Egipto y de la península Arábiga. Pero en la mayoría de los casos, éstas se conocen sobre todo por el nombre de “lenguas bereberes”.
El término “bereber” es de origen griego (bárbaros, -on) y lo usaban los griegos para designar a los pueblos extranjeros que hablaban lenguas distintas a la suya, el griego clásico. Es decir,  se trataba de lenguas extrañas para ellos. Luego, este mismo término (barna[ic]us,-a, -un, de donde viene también el término “berberisco”) lo escogieron los romanos para designar a los pueblos del norte de África que no hablaban latín. Así fue, que esta zona empezó a conocerse con el nombre de Barbería. Cuando entraron los árabes (entre los años 670 y 800) al norte de África conservaron el mismo término, pero adecuado a su lengua; de hecho empezaron a usar la palabra “Al barbar”o “Al barbarí” –su singular–, para designar a los pueblos y “Al barbaría” para referirse a su lengua.

En cambio, los amazighófonos marroquíes usan el término propio “amazighen”, que es un sustantivo masculino que significa “los hombres libres”, pero el término más empleado es su femenino “tamazight”, usado por los propios amazighófonos para designar su lengua. Actualmente la palabra “berébere” es utilizada por los extranjeros para referirse a los habitantes de las zonas donde se habla la lengua amazigh.  Pero se debe tener en cuenta que el término “beréber” es una denominación que no pertenece ni al pueblo ni a su lengua, sino que es una imposición extranjera, considerada por los propios amazighófonos como un término inadecuado debido a su confusión y a sus conotaciones históricas.

Cabe señalar también que el concepto de “lengua beréber” es de naturaleza esencialmente política: de hecho no corresponde a una realidad socio-lingüística homogénea existente en la conciencia de los hablantes de esta lengua

El año nuevo

Cada 13 de enero del actual calendario coincide con el 1º de ‘yennayer’ o año amazigh. Este calendario es solar, y se encuentra organizado entorno a la vida agraria tradicional que se desarrolla en las regiones del norte de África.

El año cero o inicio que se toma como referencia es el 950 a. C., año adoptado por la Academia Amazigh de Paris durante los años 60 como fecha aproximada en la que asciende al trono del Antiguo Egipto,  Sheshonq I, citado en la Biblia como Cicar. Los Imazighen celebran esta festividad con una cena con vegetales y frutos secos.

Anuncios

El aceite de argán, vitamina E y Belleza de la Piel

Estándar


En el corazón de la tradición marroquí se encuentra el aceite de Argane.

Este aceite precioso proviene de los almendros de l’arganier (árbol de Argane, Argania spinosa-sapotáceas ), árbol endémico de Marruecos.

Actualmente, muchos laboratorios utilizan el aceite de Argán para el cuidado del cabello y uñas y para la fabricación de jabones y cosmñeticos.

Y es que el aceite de Argán es tan apreciado por sus propiedades beneficiosas para el cuidado de las uñas, y su alto contenido en vitamina E, ideal para combatir el envejecimiento y la sequedad de la piel.

En Marruecos han recurrido al aceite de Argán como componente básico de sus cuidados y como elemento de la medicina tradicional.

Hace aproximadamente 2 décadas, los análisis químicos realizados al aceite de Argán confirmaron sus valiosas propiedades nutricionales y dermatológicas (incluyendo el uso para acné, arrugas y heridas leves).

(El aceite de Argan además de una elevada cantidad de vitamina E, contiene un 80% de ácidos grasos esenciales: siendo 45% ácido oléico y 35% linoléico).