Archivo de la etiqueta: Blog

Cocina: Briouats con carne picada(Bré-uat bél kéfta; بريوات بالكفتة)

Estándar

Ingredientes:
200 g de carne picada
* 1 patata grande
* 1 cebolla
* 15 hojas de menta fresca
* Sal y pimienta

* 1 / 2 cucharadita de comino
* 1 / 2 cucharadita de canela
* 2 huevos
* 8 hojaldres
* aceite para freír

Para preparar la receta de briouats con  carne  picada :
Picar la cebolla, rehogar 5 minutos en una sartén con un poco de aceite. Agregue la carne y los condimentos. Cocinar durante 5-8 minutos. Ponga todo en un bol con las patatas (previamente hervidas) en cubos pequeños. Picar la menta y revuelva todo con el huevo.

-Coloque un poco de relleno en cada  hojaldre y cierre  los bordes formando  triangulos y pellizcando con los dedos para juntar los bordes.
-Pinte con un pincel mojado en huevo batido.
-Caliente el aceite en una freidora, freír los briouats de los dos lados.

         Servir caliente y bon appetit!

Anuncios

Imilchil, una historia de amor

Estándar

   

       Imilchil es un pequeño pueblo ubicado en el Alto Atlas central, en el Valle Asif Melloul, a 2.200 metros de altitud. En su paisaje predominan las mesetas que en invierno se cubren de nieve y en verano son bañadas por el sol.

Su atractivo más conocido se encuentra en el Morabito de Sidi Ahmed Oulmghani donde se festeja uno de los más famosos Moussem de las novias o Fiesta de las novias, una celebración en la que la más pura tradición se combina con zocos (mercados), presentaciones de grupos musicales, danzas tradicionales  y varias actividades culturales.

Esta celebración tiene su origen en la leyenda de los lagos Iseli (novio) y Tislit (novia). Cuenta que fueron dos jóvenes enamorados que no podían casarse por pertenecer a familias rivales y lloraron tanto que formaron los lagos y se ahogaron en ellos al no poder estar nunca jamás juntos.

Se celebra durante el tercer o último fin de semana de Septiembre, coincidiendo con el fin de las cosechas, con la celebración de una gran boda colectiva frente al Morabito, donde se montan unas grandes jaimas blancas formando una especie de calle. Las mujeres casaderas visten sus ahendir, unas mantas tradicionales hecha de lana, a rayas blancas y negras o negras con finas líneas de colores; las viudas o divorciadas se muestran con un tocado en forma de cono, y las tirbatine, que son las chicas que recién entran en sociedad, lucen un peinado plano. Los hombres visten elegantes, con trajes blancos o de colores claros, y se cubren la cabeza con un turbante siempre blanco.

La fiesta sirve para encontrar pareja. Si dos personas se gustan se acercan y él le dice a ella: “Tc chent tasa nou”, cuya traducción sería algo como “te has metido en mi hígado” (una forma de decir que “me has robado el corazón”), a lo que la mujer le puede responder que no o que sí:  “Quia quii tasa nou” que significa “tú igual”. Y si así lo desean, se casan durante la fiesta.

Pero no hasta que la muerte los separe, sino que si, pasado una año, cualquiera de los dos cónyuges quieren separarse, pueden hacerlo simplemente volviendo con su familia o casándose con alguien más durante la siguiente celebración.

HEMIS-00011688-001

Población y Sociedad

Estándar

 

 

 

 

 

 

 

 

 

De los 33 millones de marroquíes, más de 10 millones tienen menos de 15 años, y no podría ser de otra manera, porque el número medio de hijos por familia (es decir la tasa de natalidad), sigue siendo superior a tres y los hijos únicos son verdaderamente raros. No es fácil ser niño en Marruecos, donde la mortalidad infantil es seis veces superior a la europea, el derecho a la educación no esta todavía consolidado y tener las necesidades básicas cubiertas (por no hablar de las que no lo son) es un privilegio

35 %  de los marroquíes no tiene agua potable

38 %  no tiene un cuarto de baño en su propia casa

50 %  no tiene frigorífico

70 % carece de coche

90 % de ordenador

Tamazight y el Año Nuevo amazigh

Estándar

En la actualidad, todavía hay confusión a la hora de designar las lenguas que hablan algunos pueblos del norte de África y del África subasahariana, así como también la de otros pueblos de Egipto y de la península Arábiga. Pero en la mayoría de los casos, éstas se conocen sobre todo por el nombre de “lenguas bereberes”.
El término “bereber” es de origen griego (bárbaros, -on) y lo usaban los griegos para designar a los pueblos extranjeros que hablaban lenguas distintas a la suya, el griego clásico. Es decir,  se trataba de lenguas extrañas para ellos. Luego, este mismo término (barna[ic]us,-a, -un, de donde viene también el término “berberisco”) lo escogieron los romanos para designar a los pueblos del norte de África que no hablaban latín. Así fue, que esta zona empezó a conocerse con el nombre de Barbería. Cuando entraron los árabes (entre los años 670 y 800) al norte de África conservaron el mismo término, pero adecuado a su lengua; de hecho empezaron a usar la palabra “Al barbar”o “Al barbarí” –su singular–, para designar a los pueblos y “Al barbaría” para referirse a su lengua.

En cambio, los amazighófonos marroquíes usan el término propio “amazighen”, que es un sustantivo masculino que significa “los hombres libres”, pero el término más empleado es su femenino “tamazight”, usado por los propios amazighófonos para designar su lengua. Actualmente la palabra “berébere” es utilizada por los extranjeros para referirse a los habitantes de las zonas donde se habla la lengua amazigh.  Pero se debe tener en cuenta que el término “beréber” es una denominación que no pertenece ni al pueblo ni a su lengua, sino que es una imposición extranjera, considerada por los propios amazighófonos como un término inadecuado debido a su confusión y a sus conotaciones históricas.

Cabe señalar también que el concepto de “lengua beréber” es de naturaleza esencialmente política: de hecho no corresponde a una realidad socio-lingüística homogénea existente en la conciencia de los hablantes de esta lengua

El año nuevo

Cada 13 de enero del actual calendario coincide con el 1º de ‘yennayer’ o año amazigh. Este calendario es solar, y se encuentra organizado entorno a la vida agraria tradicional que se desarrolla en las regiones del norte de África.

El año cero o inicio que se toma como referencia es el 950 a. C., año adoptado por la Academia Amazigh de Paris durante los años 60 como fecha aproximada en la que asciende al trono del Antiguo Egipto,  Sheshonq I, citado en la Biblia como Cicar. Los Imazighen celebran esta festividad con una cena con vegetales y frutos secos.